Olga Orozco

(1920-1999)



Una rafaga de viento


Una ráfaga de viento
descolgó mi luna, Orozco.
La arranco de cuajo
y la coloco frente a mi
parecida al globo de azogue rojo con imágenes reflejadas
recuerdos en la memoria de un pájaro ciego.

Solo el viento decide su suerte y su camino.
Tanto destino malgastado, aniquilado
me trae tristeza y perros muertos.

Cuanta pena y arrepentimiento.
Tendré razón ...?
O es solo el comienzo de algo que sube
y su destello brillará mas que antes.
Horas felices que no supe ver ni oír.

Los perros muertos que me tocan son míos
no supieron escapar a su propio destino.

No todo es tan oscuro para mi
No puede ser.
No hay tanto espacio suficiente dentro de este placard
Aunque el juego cerro sus apuestas
estiró las sabanas; para ver mejor mi soledad
y el aire se volvió denso, con un olor amargo.


Miro por la hendija que nunca utilicé
y esa luz me conmueve
rompe el maleficio
sube ... sube ... sube... Orozco;
y me trae el olor de una naranja.

julio cesar gilardoni
bs as 2004


| Casa Museo | Portada | Biografía | Olga por Olga | IComisión | Premios | Fotos |
Notas: >>>> | S. Kisielewsky | M. Moscona | Norma Arana | Dora Battistón | Jorge Cruz |
Diarios: >>>>| Diario "La Arena" | Diario "La Nación" |
Poesía: >>>>| 1 | 2 | 3 | 4 | 5 |





| Inicio | Contacto|
Subir
  Los textos, dibujos y fotografías que aparecen en este website están debidamente autorizadas para poder ser publicadas en el sitio. Quedando de esta forma prohibida cualquier reproducción sin el permiso explícito de los sus autores. © 2000-2004 COPYRIGHT